viernes, 28 de agosto de 2009

Hay un ángel rubio que vela por ti

Vuelvo a casa después de haber hecho 14 horas. Nadie tuvo en cuenta que hoy podría venir demasiada gente con la intención de beberse lo que le quedaba de vacaciones. He salido del trabajo enfermo, asqueado de todo y con la sensación de haber sido vomitado más allá del muro. Pero sin embargo ese es el camino y no hay nada que temer.