domingo, 30 de agosto de 2009


¿Existe algo más falso que una pin-up?
Frankie Lymon murió con tan sólo 25 años, pero en ese tiempo le dio tiempo a casarse tres veces y ser un adicto a la heroína desde los 15 años. Después de entrar en un programa de rehabilitación y alistarse en el Ejército al ver que su carrera iba cuesta abajo, consiguió un contrato con una discográfica. Celebró la buena nueva inyectándose la suficiente heroína como para matarse.