martes, 24 de noviembre de 2009

Estar contigo fue como vivir una mezcla entre Calígula y La naranja mecánica.
Ese almenos fue un buen reproche. Y todo un piropo.