martes, 23 de junio de 2009

El día después despiertas con tristeza y sensación de vacío. Te miras al espejo y esas cosas. Pasas el día en blanco. Tomas el té con los monstruos en tu habitación.