sábado, 14 de febrero de 2009

Lupercales


Febrero era el mes de purgar segun el antiguo calendario romano. Efebos semidesnudos corrian durante las lupercales, fustigando a cualquier persona que encontraran considerandolo como algo divino. Las mujeres esteriles se exponian para poder lograr la ansiada fertilidad. Marcas purpureas quedaban en las espaldas de las matronas, augurando una extensa prole. Purpura era el color de las prostitutas y lobas era su nombre porque vestian lucian esas pieles. François Villon conto que vivio un invierno tan frio que los mismos lobos asolaron las calles de Paris. Cada dia aparece una niebla antes de que empiecen las nieves de antaño. Siempre los recuerdos. Montones de papeles manchados por vasos volcados encima. Nieve a primera hora de la mañana, cuando todo el mundo empieza decido caer. Helmotplatz amanece cubierta de blanco. La primera ventisca no me hace olvidar el esfuerzo y ahi llegan los perros, siempre ahi, disfrazados en el aire, paseando de nuevo jadeantes, una vez mas. Escucho esta cancion, procuro trabajar de forma incansable tratando de romper barreras. Cuando pocas cosas se sostienen, cuando todo carece de sentido llega el momento de redencion, la expiacion, los deseos incontrolables, las confesiones mas tristes, el momento de lanzarse a las presas y escapar de los perseguidores, el lugar ya es un mero escenario. Hay que buscar la plenitud, purgar lo pasado, destrozarlo hasta que lloren los ojos, duelan los brazos, sangren las encias. Ahora ya no hay creencias. Decidme a quien quisierais ver, que recuperariais, en que os convertiriais, a donde os dejariais llevar.