martes, 4 de agosto de 2009

Y después de volver de fiesta lo mejor es ponerse a escuchar música clásica con ironía y las ventanas abiertas de par en par.
Todas las muñecas rotas...