martes, 16 de junio de 2009

Me perdí en Potsdam y apareció esto en mitad de un prado verde verde. Churchill, Stalin y Truman negociaron a pocos metros de ahí el repartimiento del mundo, en el castillo de Cecilienhof. El porqué eligieron esa zona no es una casualidad.